8/15/2015


Casi tango           María Amelia Diaz

El azar o el destino
(vaya a saber cuál mi querido Borges)
me trajeron un día de lluvia a esta esquina donde conviven Manzi, Baeletta y                                                                                         /Castelnuovo.
El aguacero cae gris y alborotado,
chaparrón y de a ratos garúa, según se antoje.
Pasan ómnibus atiborrados con gritos de fútbol, esta vez rojo y azul,                            
                                                                         /y pura algarabía,
una pareja de morenos abrazados y sin paraguas,
un porteño nostálgico que se va por la vereda fumando un pucho encendido debajo del agua.
Y yo detrás de esta vidriera
milanesa a caballo y con fritas
(esta vez sin importar el colesterol o la silueta)
y este chaparrón con todo y de a ratos, que desviste la esquina de San Juan y Boedo, Buenos Aires.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal